El dragón de tu corazón.

Estaba volviendo a enfadarse de esa manera tan suya que tiene, sé que no lo hace a malas, pero odio cuando se pone a decirme que siempre me lo dice. Odio cuando la gente me dice que esta cansada de mí. Porque siempre me lo dicen. "Siempre igual", "cuando empiezas a decir estas cosas me hartas"; en tono apagado, como si ya... Como si fuera algo tan repetitivamente molesto que ya casi lo dejan correr.
Hoy me he ido.
Estaba volviéndolo a hacer, pero no le he dado tiempo: me he ido. Y no he sentido absolutamente nada. Solo esa familiar sensación de estar atrapada.
Soy una sensible, lo sé. Y en parte es algo que odio porque en mi cabeza se exagera todo de manera abismal. 
Después le he dicho que lo sentía, porque sé que la acción de irse ha sido exagerada, pero en realidad necesitaba hacerlo porque no sabía decirle un simple: "para". 

Le canso a la gente. Me cansa la gente. Me cansan las voces, los ruidos, los estruendos, los chillidos, las risas. Me cansa tener que levantarme cada día a la misma hora. Me cansa que solo me salte el horario cuando salgo de "fiesta". Me cansa que no pueda depender plenamente de mí misma. Me cansa tener que dar explicaciones. Me cansa intentarlo cada día. Me cansa cansarme de estar aburrida. Me cansa querer hacer algo y no saber el qué. Me cansa que me juzguen y que yo lo haga también. Me cansan los ojos contentos, los tristes, los perdidos, los valientes, los amargos, los dulces. Me canso de mí. Y me canso de echarle la culpa a todo sin ni siquiera saber que pasa. 




1 comentario:

¡Anímate a comentar! ♥Tu opinión es muy importante para mí♥ :$

Post nuevo Post antiguo Home